El mundo de las bicis ha evolucionado exponencialmente en los últimos años. Recuerdo cuando era niño ver a mi ídolo Indurain ganar el Tour del 94 con la última bici de acero ganadora de un Tour, o ya más tarde al mítico Chava Jimenez, Heras, o Beloki, empezando con bicis de aluminio, y asomando ya la cabeza los primeros cuadros de carbono. ¿Quieres saber las características de ambos materiales? Sigue con nosotros.

Hoy en día todas las marcas ofrecen en su catálogo bicis de aluminio y de carbono. Así que nos centraremos en estos 2 materiales, pero no podemos dejar de nombrar el titanio, cuyo uso se ciñe a bicis “pata negra”, ya que, a pesar de ser un material increíble en cuanto a prestaciones, el coste de fabricación de los tubos para su uso específico en bicis lo hace un artículo casi de lujo.

Se suele pensar que el carbono gana por goleada al aluminio en cuanto a calidad y prestaciones, pero, ¿es real tanta la diferencia? La respuesta es SI, hay diferencias notables entre ambos materiales, para ver cuál es el ganador, vamos a evaluar su comportamiento según 3 características básicas de un cuadro:

Comodidad:

En este punto analizaremos la comodidad del cuadro en cuanto a la absorción de vibraciones producidas por el propio rodar en la carretera y caminos. En este aspecto siempre ganará, en igualdad de calidades, el carbono. Pero ¿un cuadro de aluminio “top” es peor que un cuadro de carbono “gama básica”? No, en este caso, el ganador será el cuadro de aluminio. Un cuadro de carbono “gama básica” tendrá menor cantidad de fibras de carbono, y más resina o “composite”, de composición más similar a plástico. Por lo tanto, la absorción de vibraciones será menor, y como veremos más adelante, repercutirá en más características del cuadro.

ciclista-y-bicileta-a-contraluz

Rigidez:

Con rigidez nos referiremos a la transmisión total de la potencia ejercida por el ciclista. En este caso también sale como vencedor el carbono, siempre comparándolo en igualdad de calidad con el aluminio. Debido al entrelazado de las fibras del carbono, nos ofrecerá una mayor rigidez que un cuadro de aluminio. Pero volvemos al supuesto del punto anterior. Un cuadro de aluminio “top” será más rígido que uno de carbono “gama baja”, debido a su mayor porcentaje de resina o composite.

Peso:

De nuevo,  el carbono sale como vencedor del enfrentamiento, de nuevo, en igualdad de calidad. La naturaleza del carbono  permite geometrías de tubo que permitirá usar menos material sin perder cualidades en el cuadro. Además, ya de por sí, el carbono es más ligero que el aluminio. Volvemos al caso estudiado anteriormente. Un cuadro de aluminio del bueno será de igual o menor peso que un cuadro de carbono “gama baja” por las razones dadas anteriormente. El hecho de que lleve mayores cantidades de resinas y composites hace que  se necesite más material para adquirir las cualidades aceptables que se esperan de un cuadro de carbono.

Resistencia a la rotura:

Aunque no es una prestación que influya en el rendimiento del cuadro, no  deja de ser importante en casos de caída o golpe. En este aspecto, el carbono es más quebradizo. Será más sensible a rotura en caso de recibir un golpe en dirección perpendicular a las fibras (que será en la mayoría de las veces). Esto no quiere decir que sea quebradizo como tal. Es muy difícil que un cuadro de carbono quiebre por una razón diferente a golpe o accidente. Más aún uno de aluminio. Para evitar estos problemas, los fabricantes disponen fibras de carbono en distintos sentidos para evitar que el cuadro sea frágil. Con este gesto, se consigue una distribución de fuerzas distinta en cada capa, con lo que es más difícil que el cuadro se quiebre.

En resumen, si lo que buscas es no hacer una inversión grande, pero quieres una bici de calidad, con buenos componentes, a la que vas a hacer muchos km, tu opción es una bici de aluminio “gama alta”. Si eres un ciclista con experiencia, haces muchos km, o eres un ciclista principiante que prefiere hacer un desembolso considerable, y buscas una experiencia como la de un profesional encima de la bici, tu opción es una bici de carbono “gama alta”.

Dado que ésta es una de las preguntas más generalizadas entre los ciclistas, espero haberos ayudado y aclarado algunas dudas, y que podáis tomar la decisión más acertada según vuestras necesidades o gustos

En Decathlon podrás encontrar todas las opciones descritas. Desde la Triban 520 (aluminio 6061), Ultra 720 AF (aluminio 6061 ultraligero), bici con cuadro de aluminio de “gama alta”, o nuestra Ultra 740, cuadro de carbono “gama alta” de alto módulo.

Me despido hasta una próxima entrada, si tenéis alguna duda, no olvidéis comentar.