Esta semana abrimos las puertas de nuestra escuela de formación para manitas. Hoy os traemos un mix de operaciones, algunas más frecuentes que otras, pero todas igual de sencillas. Estas operaciones son reparar un pinchazo, sustituir un neumático o cambiar el fondo de llanta. Sigue con nosotros y descubrirás lo sencillo que son.

Una de las operaciones que más realizamos en el taller de nuestros centros Decathlon es la sustitución de cámaras. Muchos de vosotros creeis que debería ser bastante difícil pinchar, pero en la práctica es un hecho que ocurre muy a menudo, incluso varias veces en la misma ruta, y puede deberse a multitud de factores. Normalmente ocurre porque algún objeto puntiagudo penetra nuestro neumático, pinchando nuestra cámara, pero esto también puede originarse debido a una presión inadecuada del neumático, desgaste excesivo del mismo, o incluso porque nuestro fondo de llanta está degradado, y el encargado de producir el pinchazo es un radio.

Las herramientas que vamos a utilizar para estas operaciones son: unos desmontadores, un destornillador y una bomba de pie, una bomba de mano o cartucho de CO2, así como os recomiendo usar unos guantes. Como piezas usaremos una cámara (compatible con nuestra rueda), y si fuera necesario fondo de llanta y un neumático. ¡¡¡Comenzamos!!!

Paso 1. Elegir la cámara correcta. Es uno de los puntos vitales, comprar una cámara compatible. Para saber que cámara debemos adquirir, hemos de ir al flanco o lateral del neumático y observar una numeración (normalmente resaltada en un tamaño mayor), donde nos informa del diámetro y balón, tanto en pulgadas y ETRTO. Además de estos datos es frecuente encontrar la presión máxima y mínima de inflado. Si no sabes de lo que estamos hablando os recomiendo que os paséis por esta entrada.

Paso 2. Desinflar el neumático. Si el neumático todavía posee presión, tenemos que desinflar  lo máximo posible, para ello usaremos la parte central de los desmontadores. Si no tenemos desmontadores de este tipo, podremos usar otros útiles como puede ser un destornillador para presionar el obús. Si es una válvula presta, el desinflado lo realizaremos con la mano, desenroscando el extremo de la válvula y presionando.

Paso 3. Desmontar el neumático. Una vez lo tenemos desinflado, introducimos el desmontador por la parte que tiene forma de cuchara, de la misma manera que si fuéramos a coger algo del interior del neumático, hacemos palanca, enganchando el neumático. Una vez lo tenemos enganchado hacemos más palanca y enganchamos el otro extremo del desmontador a un radio (en el vídeo se ve perfectamente). Una vez tenemos el primer desmontador en esa posición, introducimos el otro desmontador y también hacemos palanca, sacando una sección mayor de neumático hasta que podamos meter la mano y hacerlo de manera manual, tirando del flanco del neumático para sacarlo. Si lo que quieres es cambiar la cámara, solo necesitas sacar un lado del neumático, revisar la banda de rodadura para asegurarnos de que no queda ningún elemento incrustado en el neumático que pueda volver a pincharlo, y nos saltaremos al paso 6. Sin embargo, si queremos sustituir el neumático debemos desalojar el otro lado del neumático, para ello simplemente debemos de tirar con fuerza y listo. Es muy importante no emplear otros útiles, como por ejemplo destornilladores o cucharas. Los desmontadores están diseñados para este uso, no los destornilladores o cucharas.

Paso 4. Fondo de llanta. Si tenemos el neumático fuera, podemos observar si el fondo de llanta está deteriorado. Este es uno de los elementos fundamentales para evitar un pinchazo, y por ello debe de estar en perfectas condiciones, de no estarlo debemos de sustituirlo. Para esta operación necesitamos un fondo de llanta compatible en diámetro y anchura con nuestra llanta. Los fondos de llanta llevan incorporado en un agujero para insertar la válvula. Por el agujero del fondo de llanta y de la llanta introducimos un destornillador para evitar que se mueva durante las operación de montaje. Una vez hecho esto introducimos el fondo de llanta. Una vez introducido el fondo de llanta, nos aseguramos de que quede perfectamente centrado, para ello, levantamos el fondo de llanta ayudados de un destornillador plano y lo colocamos de manera que el fondo de llanta apoye en el destornillador, y lo usaremos como guía desplazando el destornillador por toda la llanta. Este es un procedimiento complicado de explicar, pero es muy sencillo al visualizarlo (a partir del minuto 2:23 del vídeo).

Paso 5. Colocación del neumático. Este paso se realiza sin la necesidad de ninguna herramienta. En el insertamos un lado del neumático en el interior de la llanta, para ello presentamos la llanta con el neumático, y con la mano, insertamos ese lado en el interior de la llanta. Tenemos que asegurarnos que el sentido de rodadura del neumático sea el correcto, de equivocarnos, nos lastrará a lo largo de la ruta, pero no ocasionará ningún otro problema.

Paso 6. Colocación de la cámara. Inflaremos un poco la cámara para que tenga un poco de forma y evitar que la pellizquemos durante su colocación, introducimos la válvula por el orificio de la llanta y acomodamos el resto de cámara en el interior del neumático.

Paso 7. Cerrado e hinchado. Es la hora de insertar el lado que nos queda del neumático por lo que primero con la mano, y cuando no seamos capaces de introducir más neumático nos ayudaremos de los desmontadores, esta vez los usaremos por la parte opuesta a la cuchara, de esta manera conseguimos que el neumático resbale por el desmontador y enganche en la llanta. Habrá a veces que tendremos que usar varios desmontadores, ya que dependiendo de la cubierta, puede complicarse un poco esta operación. Una vez tenemos el neumático insertado  al completo es la hora de hinchar. El inflado se puede realizar con bomba de mano, bomba de pie o con el cartucho de CO2 (el elegido en el video). La presión de inflado dependerá del tipo de bicicleta, ya que una MTB con cámara la presión deberá rondar sobre los 2.5 o  3 bar, en una bicicleta de ciudad sobre los 5 bar, y en una de carretera entre los 7 y 8 bar. Con estas presiones evitaremos, en medida de lo posible los pinchazos.

Hasta aquí el briconsejo de hoy, recordad realizar todas estas operaciones con seguridad, intentando usar guantes en la manipulación de estos elementos, ya que podemos cortarnos con alambre o el objeto cortante en el interior del neumático.

Si quieres mantenerte al día sobre nuestras publicaciones y futuras entradas sobre mecánica, no olvidéis suscribiros. ¡¡¡Nos vemos pedaleando!!!