Cómo Hidratarte para tu próxima prueba

Inicio/Cómo Hidratarte para tu próxima prueba

Cómo Hidratarte para tu próxima prueba

Eduardo Gonzalez 16 Sep 2015
Eduardo González Vendedor sección de ciclismo de Decathlon Gijón

Los médicos y expertos recomiendan beber al menos 2 litros de agua diarios, si mantenemos un ejercicio físico tendremos que aumentar este aporte líquido, y esto es algo que por norma general nos cuesta hacer. Mantener un buen nivel de hidratación es muy importante por eso hoy en nuestro blog SIN FRENOS os daremos unos consejos sobre los puntos que os ayudarán a llevar al detalle una perfecta hidratación.

1º Cuando hidratarse.


Para que nuestro organismo esté en las mejores condiciones antes de la prueba, el día anterior y las horas antes mantendremos un buen nivel de “pre- hidratación”. Para saber si estamos bien hidratados simplemente tendremos que vigilar nuestra orina y asegurarnos de que el color es lo más claro posible.

El día de la prueba nos guiaremos por una norma básica del ciclista que ya, en la entrada de combustible deportivo, mencionamos: “comer antes de tener hambre y beber antes de tener sed”. Hay que beber con mucha frecuencia y en pocas cantidades para conseguir una mejor asimilación.

La sed es un síntoma de deshidratación por eso los días de calor nos resulta más fácil beber, pero ¡cuidado!, en invierno aunque tengamos la sensación térmica de frío y no tengamos sed, también podemos deshidratarnos. Las ropas de abrigo y sobre todos los chubasqueros que son prendas muy “opacas” y con poco nivel de transpirabilidad pueden jugarnos una mala pasada, por eso hay que tener cuidado no ir excesivamente abrigados e ir bebiendo poco a poco aunque no tengamos sed.

Al  acabar una prueba tendremos que beber y comer para conseguir una buena hidratación y por lo tanto recuperación. Las diez primeras horas desde que hemos acabado el ejercicio son las más importantes ya que el músculo tiene un mayor poder de asimilación. Es durante estas horas cuando podremos hacer una buena recuperación.

2º Qué beber.


El agua es la bebida que mejor “acepta” nuestro cuerpo y la más recomendable para esfuerzos de baja intensidad; pero cuando realizamos un esfuerzo intenso, de mucha duración o con temperaturas elevadas es necesario recuperar la pérdida de electrólitos.

El magnesio, el sodio o el potasio son electrólitos que regulan el equilibrio de los líquidos en nuestro organismo y que perdemos cuando sudamos.

Existen productos que nos ayudarán a compensar la pérdida de electrólitos como las pastillas efervescentes Powertabs de Isostar, que son muy prácticas; ya que vienen preparadas para disolver en los bidones y contienen vitaminas calcio y magnesio. Un producto muy similar son las sales minerales ISO o ISO+ de Aptonia, éstas se presentan en varios sabores, vienen preparadas para diluir en los bidones y contienen un alto contenido en vitaminas y minerales.

Cómo Hidratarte para tu próxima prueba

Las sales minerales ISO de Aptonia contienen un alto contenido en vitaminas y minerales

Estas bebidas isotónicas también aportan hidratos de carbono que favorecen que nuestros músculos mantengan buenos niveles de glucosa en sangre.

Nuestro organismo suele tardar más tiempo en asimilar las bebidas concentradas por eso combinar el agua con las bebidas isotónicas y sales minerales suele ser la mejor opción en la mayoría de los casos.

Complementad vuestra hidratación con frutas como la manzana, la mandarina o la pera: os aportarán vitaminas y antioxidantes muy valiosos.

3º Algunos consejos.


No bebas más de la cuenta, hay que estar bien hidratado pero igual de malo que una deshidratación puede ser una hiperhidratación.

Cuidado con las bebidas muy frías. Si estamos en plena actividad o acabamos de realizar un esfuerzo nuestra temperatura corporal es elevada y si ingerimos una bebida muy fría ese contraste de temperaturas puede provocarnos un corte de digestión, mareos, vómitos o diarreas.

No bebas de fuentes desconocidas donde ignoras la calidad o la potabilidad del agua y nunca utilices en una bebida que no hayas probado antes su sabor o su efecto en un entrenamiento.

Cómo Hidratarte para tu próxima prueba

Completa tu hidratación con frutas como la manzana, mandarina o pera

Lava y desinfecta bien los bidones después de cada uso al igual que las bolsas de hidratación. Si quieres que tu bolsa de hidratación no se “pique” un buen secreto es congelarla después de lavarla.

Una deshidratación empieza por un estado apático de malestar general y puede desencadenar mareos, vómitos y desfallecimientos. Si sigues estos consejos nada de esto te va a ocurrir y tu rendimiento será mejor.

Ya sea en una prueba ciclista que te exija dar el 100% o en salidas más tranquilas te deseo una experiencia fluida y divertida.

¡Hasta la próxima rodada!

Por | 2017-05-05T17:45:12+00:00 septiembre 16, 2015|Mantenimiento|Sin comentarios

Acerca del autor:

Eduardo Gonzalez
Eduardo González Vendedor sección de ciclismo de Decathlon Gijón

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar