Una mochila de hidratación es algo muy práctico y casi imprescindible para hidratarse durante los recorridos en bicicleta de montaña… ¡pero limpiarla no es una tarea fácil! No hay nada más desagradable que encontrarnos una mochila de hidratación enmohecida o sucia antes de subirnos a la bicicleta… Así que aquí tienes algunos consejos para cuidarla y mantenerla limpia.

La mochila de hidratación es un accesorio de BTT concebido para hidratarse

La mochila de hidratación responde a las necesidades de hidratación de los practicantes de BTT, sea cual sea su disciplina: travesía cross country, un simple paseo en familia o enduro con los amigos.

Gracias al tubo que se mantiene siempre cerca de la boca, te permite hidratarte durante todo el esfuerzo, sin dificultad y sin perder el tiempo. Es un accesorio muy práctico que te incita a beber con más regularidad.

Pero rápidamente puede coger un mal sabor y transformar el agua o tu bebida energética en una bebida desagradable. Al igual que el bidón de ciclismo, la mochila de hidratación exige un mínimo de cuidados para mantenerse limpia y en buen estado y poder así utilizarla durante más tiempo.

 ¡Limpia y seca tu mochila de hidratación después de cada salida!

Este mantenimiento resulta indispensable para garantizar una buena higiene, evitar la aparición de moho y eliminar el gusto y los olores desagradables de la bebida energética. A veces es difícil encontrar la motivación para hacerlo, después de una escapada difícil, pero es lo mejor que hay para mantener una mochila de hidratación en unas buenas condiciones…

Si ya utilizas este accesorio ciclista, seguro que ya sabes que limpiar una mochila de hidratación no es algo muy práctico. El pequeño diámetro del agujero hace que sea muy difícil meter una esponja y también resulta muy costoso secar adecuadamente el interior de la mochila de hidratación.

De todos modos, hay algunos trucos caseros que permiten solucionar estos problemas. Puedes, por ejemplo:

  • Envolver un palo largo con papel de cocina y meterlo dentro de la mochila para facilitar el secado de su interior.
  • También puedes añadir unas gotas de lejía antes de aclararla para evitar que prolifere el moho o las bacterias.
  • O incluso puedes meter la mochila de hidratación en el congelador, después de secarla, para eliminar las bacterias.

En este caso, deberás tener espacio suficiente en el congelador y no olvidarte de sacarla con antelación antes de realizar una salida con la BTT.

¡Un kit de limpieza especialmente concebido para las mochilas de hidratación!

La manera más fácil y más eficaz de cuidar una mochila de hidratación es utilizar el kit de limpieza pensado especialmente para ello.

Este kit de limpieza se compone de unas escobillas de distintos diámetros para limpiar la mochila y el tubo. También incluye una especie de percha de secado que mantiene la mochila abierta, inmovilizando y manteniendo sus paredes separadas. Si has llenado la mochila con una bebida energética, lávala con las escobillas y un detergente lavavajillas. Luego cuélgala en la percha de secado hasta que desaparezca cualquier resto de agua o de humedad de su interior.

¿Dónde hay que guardar la mochila de hidratación después de limpiarla?

No te olvides de guardar la mochila de hidratación en unas buenas condiciones. .

Lo mejor es guardarla en un lugar alejado de la humedad y de cualquier fuente de calor. Una vez más, es muy importante esperar a que esté totalmente seca para guardarla.

No arruines una competición o un objetivo deportivo por culpa de una mochila de hidratación sucia. Para garantizar una buena higiene, dedica un tiempo a limpiarla y secarla correctamente después de cada uso.