Es cierto, y pido disculpas por haber dejado la historia inconclusa temporalmente, aunque la mayoría de vosotros imagine que la cosa no pinta muy bien en el punto donde se quedó la anterior entrada.

Aprovecho para recordar la situación: Tras haber  planificado con detalle la QUEBRANTAHUESOS 2015 junto con mi compañero Román, afronto un reto inesperado a un mes de la gran prueba: realizar el trayecto Madrid-Valencia en bicicleta sin realizar paradas. Aquí la cosa se torció…

Estoy muy emocionado y siento unas ganas terribles de acometer este desafío; aunque soy consciente del esfuerzo y riesgo que supone.

Todo comienza, y mi gran error es cambiar los pedales de la bicicleta para afrontar esta distancia sin apenas probar ese cambio, pienso que conseguiré un mayor confort con este cambio pero…

Km 80 del reto ya iniciado, empiezo a sentir un pequeño dolor en la rodilla derecha (parte externa), no hago mucho caso y sigo, cuando me dispongo a parar para comer algo, decido subir el sillín y comprar una caja de Ibuprofeno, espero con esto conseguir un alivio rápido.

El dolor cada vez se intensifica, km 120. La cosa no pintaba bien, y ese dolor se había convertido en persistente, mi cabeza empieza a dar vueltas: adiós a la QH, adiós a las carreras de BTT, etc.. La ilusión y la motivación se disipan por un simple cambio sin pensar las consecuencias, si, así es.

Consigo llegar al km 242 con tres ibuprofenos en el cuerpo y con lágrimas de dolor y pérdida de sueños marcados en el tiempo, es mi FIN.

Un reto inesperado mal planificado y con una mala gestión hacen que mi reto y el de mi compañero Román desaparezcan por momentos, ya que él deja de entrenar al no encontrar al compañero que lo había acompañado durante estos 6 meses, todo queda en una nube, me siento impotente al respecto.

Queda justo un mes, y todo lo que era genial, ahora se plantea desastroso para mí, ya que no puedo ni recorrer 10 km sin sentir ese dolor punzante en la rodilla. Empiezo con un tratamiento a mi “tendinitis”; hielo tres veces al día en la zona donde tengo el dolor, no más de 5 minutos, un antiinflamatorio no esteroideo al día después de la cena, y estiramientos de la misma manera que el hielo. Pasan los días y voy sintiendo una mejoría, pero sin certeza…

Quebrantahuesos 2015 2ª parte: retar un reto

Hay que prepararse muy bien para evitar lesiones

DÍA DEL RETO FINAL, GRAN Y MEDIO FONDO

Llegó el gran día y nos desplazamos hasta Sabiñánigo para la QH, el fin de Román es terminar el gran fondo, el mío muy diferente, que no me duela la rodilla y pueda disfrutar de un medio fondo: Treparriscos. Salimos a entrenar para soltar piernas y no siento ningún dolor, esto empieza a motivarme.

Hoy es el gran día o no… Salgo a las 8:30 de Sabiñánigo, un gran grupo sale con gran ambición por llegar rápidamente a meta. Me mantengo a una media de 25 km/h, algo que me permite intercambiar diálogo con participantes de esta prueba tan importante a nivel Europeo, me arriesgaría a decir. Te das cuenta en el transcurso de la marcha, que la mayoría de la gente se adentra en este deporte con menos de un año de kilómetros sobre una bicicleta de carretera, pero la ilusión supera con creces lo físico.

Todo transcurre perfectamente hasta el último puerto, km 70, donde siento de nuevo el dolor en la rodilla. En ese momento, todo queda en un simple sueño al cual no has podido acceder por culpa de querer hacer más de lo debido. Seguimos hasta meta donde me siento destrozado y vencido. Mi carrera y reto han terminado aquí en Sabiñánigo este 2015, ahora toca hacer balance y esperar a todos mis compañeros.  

Mis compañeros de Equipo e amigos empiezan a llegar a meta, incluso pasadas las 11 horas donde entra Roman, fatigado y destrozado físicamente, pero con esa ilusión, alegría y orgullo propio de ser finisher en esta prueba de Gran Fondo.

EL RETO ACABA, LA AVENTURA CONTINÚA

Transcurrido el tiempo y después de pasar un periodo en donde todo lo ves oscuro y piensas que nunca más podrás a realizar lo que más te gusta: el ciclismo… todo lo malo pasa y vuelves a la actividad con muchas más ganas, un mayor conocimiento de tu cuerpo y dónde están tus límites.

A día de hoy me encuentro ya en perfectas condiciones, pero pase un largo periodo de reposo, un mes en concreto, cargado el día de estiramientos específicos para mi tendinitis en la rodilla por la mañana, mediodía, y antes de dormir.

Por la noche añadía hielo en la rodilla, no más de cinco minutos; si podéis añadir más hielo durante el día, adelante, es un gran antiinflamatorio. Sin descontar una vez por semana ir al masajista, y dos veces en el mismo mes al osteópata.

A la pregunta de si tome antiinflamatorios, la respuesta es “si”, pero solo cuatro días de los 31 de reposo, para suplementar esta parte médica hice caso de consejos de otros compañeros y tomé durante los últimos 20 días colágeno hidrolizado enzimáticamente, magnesio y vitaminas B1, B2, B5 y B6.

Con todo esto y con unas ganas inmensas, he superado esta etapa del 2015, y ahora salgo reforzado. Me encuentro ya realizando entrenamientos de larga distancia y con altas intensidades. Es necesario, ya que me encuentro a menos de dos meses de una de las pruebas más duras del mundo, la MADRID-LISBOA non stop.

Quiero hacer una reflexión a todos los ciclistas o personas que son apasionadas pero de manera excesiva, como lo soy yo. Nunca hay que dejarse llevar por las sensaciones que nos transmite el cuerpo y menos por nuestra ambición a la hora de la práctica deportiva, se que es algo difícil, pero muy cierto. He perdido un año de ilusión y dos meses de bicicleta (vida).

Consejo muy valioso: nunca dejéis que la ambición superé vuestro talento. Poner ilusión en las cosas pero con sentido común.

Saludos Biker’s, nos vemos en la MADRID-LISBOA 😉

Me gustaría hacer mención especial a Román, Juan, David, Juantxo, Javi y Arturo. Vencedores de retos y generadores de ilusión.