Las vacaciones ya están aquí, y estáis deseando salir a pedalear como locos por esa ruta que pasa por una piscina natural sacada de una película y desconectar… o tal vez hayáis estado entrenando duramente para una prueba ciclista durante todo el año y falta poco para ver que resultado obtenéis… pero ¿cómo llegar hasta la localidad donde esta esa piscina o donde se celebra la prueba? ¿Cómo meto todo, y la bici en el coche? Es hora de buscar un portabicis.

Muchos de vosotros nos preguntáis cómo transportar vuestras bicis en el coche, ya que la legislación muchas veces no es lo suficientemente clara. He de deciros que transportar las bicicletas en el interior de un vehículo sin fijar, aparte de ser realmente muy peligroso (una bicicleta de 14 kg multiplica su peso por 35 a tan solo 56 km/h) está prohibido, por lo que si decidimos transportarla dentro de nuestro vehículo tenemos que llevarla bien atada para que no se mueva por la acción las fuerzas centrífugas, de las aceleraciones o de los frenazos, además de ser recomendable el uso de una red de separación de alta resistencia.

Para el transporte de bicicletas existen tres sistemas de portabicis, portabicicletas de techo, de portón y de enganche o de bola:

  • Portabicicletas de techo: consisten en un raíl donde se sitúan las ruedas, y un sistema de fijación que sujeta el cuadro o el tren delantero de la bicicleta. Para su colocación es necesario la instalación del accesorio para el vehículo conocido como baca; ya que este raíl se fija a la baca. Este sistema tiene como ventaja que no necesita colocación de ninguna señalización accesoria, por contra, es el sistema en el que es más incómodo colocar la bicicleta, ya que es necesario llevarla hasta el techo, además de suponer un incremento del consumo del vehículo. Una última advertencia, no os olvidéis que lleváis la bicicleta en lo alto del techo a la hora de entrar en un parking subterráneo.
  • Portabicicletas de portón: son aquellos que se fijan al portón o tapa del maletero del automóvil. Su manera de sujeción suele ser mediante correas o mediante unas pletinas que se enganchan a los bordes de la puerta. Son más cómodos de instalar y de montar las bicicletas que en los de techo, además de que evitan el defecto aerodinámico provocado por los portabicis de techo, ya que se colocan en la parte trasera del vehículo, evitando un aumento significativo del consumo, por contra, necesitan de señalización adicional.

 

Portabicis de portón

Portabicicletas de portón

 

  • Portabicicletas de bola: son aquellos que se fijan a la bola o al tiro del remolque, y suelen ser de plataforma, aunque, al igual que los de portón, también pueden ser suspendidos. Normalmente, los portabicis de bola que son de plataforma vienen provistos de luces y portamatrícula supletoria. Su fisonomía es similar a la del portabicicletas de techo, pero colocado en una situación mucho más cómoda, Básicamente consisten en dos o tres railes (pueden ser hasta cuatro) que se fijan a una estructura que engancha en la bola del remolque. Estos son los más cómodos y fiables de utilizar, pero por contra son los más caros, y más si tenemos que incluir la instalación de la bola, además de ocupar un mayor volumen para el guardado que los de portón (los portabicis de bola del tipo suspendido ocupan un espacio similar a los de portón, pero, normalmente necesitan una placa portamatrícula y portaluces supletoria). También necesitan una señalización supletoria.
Portabicis de bola

Portabicicletas de bola

¿Cuándo tengo que usar la placa V-20?

La placa V-20 es una placa cuadrada a franjas rojiblancas diagonales que indican que la carga sobresale por la parte trasera del automóvil. La V-20 es obligatoria en todos los casos en los que llevemos nuestra bicicleta en la parte trasera de nuestro coche, es decir, la placa V-20 la usamos siempre que utilicemos un portabicis de portón o portabicicletas de bola.

Siempre que las bicicletas no excedan la anchura del automóvil (sin tener en cuenta los retrovisores) se usará una sola placa. Si el tamaño de la bicicleta se encuentra entre el ancho del automóvil y hasta un máximo de la anchura total del vehículo incluyendo los retrovisores, es necesario la utilización de dos placas V-20. Si la bici excede la anchura del automóvil, incluyendo retrovisores, es necesario desmontar las ruedas y aplicar uno de los dos casos anteriores.

Se que el uso de la placa es un poco complicada de entender, pero siempre que llevéis un portabicis de enganche o de portón es obligatorio su uso.

¿Cuándo tengo que usar la placa portaluces-portamatrícula?

El uso de esta placa es necesaria siempre y cuando nuestra bicicleta, colocada en el portabicicletas, obstaculice la visión de las luces traseras del coche, lo mismo pasa con la matrícula, hablando claro, si tapa las luces y matrícula del coche, debemos de llevar la placa portaluces-portamatrícula. Una opción es desmontar las ruedas de la bicicleta para que no tapen las luces y evitar tener que realizar la instalación en el coche de una salida eléctrica para el conector.

Pues estos son los condicionantes a la hora de transportar nuestras bicicleta, espero que esta información os sea de utilidad, y como siempre os digo, no dudéis en comentar para sugerir, corregir o compartir.

Un saludo a todos, nos vemos dando pedales.