En mi estreno como bloguero he querido hablaros del ciclismo sostenible, que aun estando de moda, no se oye todos los días en los grandes medios de comunicación.

Pero seguro que a todos nos suenan las palabras contaminación, cambio climático, deforestación natural, lluvia ácida… Problemas globales que entendemos están lejos de nuestro perímetro de actuación y que nos afectan de forma indirecta. Las soluciones a estos problemas son grandes acuerdos internacionales decididos en los famosos G8 y G20. En definitiva, algo que nosotros nos podemos cambiar y de lo que somos meros espectadores…¿o no?

¿Podemos nosotros hacer algo por revertir esta situación? Mi respuesta es rotundamente SÍ, y además estas acciones harán que tu salud, tu bolsillo y tu vida mejoren considerablemente. Y tú estarás diciendo: “¿Mejorar el medio ambiente, mi entorno, mi vida y además ahorro? ¡Difícil lo veo!” Pues es muy simple, te lo voy a demostrar en las siguientes líneas. En toda esta entrada solo te daré un consejo; a partir de hoy, desplázate en bici. Pero ¿Por qué desplazarse en bici? He aquí la respuesta a esta pregunta:

Ciclismo sostenible

Contaminación

Como os he comentado anteriormente, la reducción de la contaminación a la capa de ozono que conseguimos con un ciclismo sostenible, no es algo que solo atañe a grandes empresas y gobiernos. En un trayecto de 6 km al trabajo, somos capaces de verter a nuestro entorno, nada más y nada menos que 1.68 kg de dióxido de carbono. Si nos ponemos a hacer cuentas, el desplazamiento de 100 personas durante un año a este puesto de trabajo, generaría una tonelada de dióxido de carbono vertido a la atmósfera. Sin contar con los desplazamientos por ocio, ya estarían contaminando la centésima parte de una fábrica pequeña. Un pueblo pequeño contaminaría, por tanto, lo mismo que una fábrica de dimensiones reducidas.

Ciclismo sostenible

Economía

Este es el apartado que más nos puede “doler”. Teniendo en cuenta los datos económicos de una ciudad como Granada, por cada día de trayecto en ciclismo sostenible nos podríamos ahorrar:

  • 1.02€ en diesel
  • 1.23€ en gasolina
  • 1.44€ en transporte público

Todo esto sin contar lo que ahorraríamos al año, si hiciéramos un ciclismo sostenible, en seguro, impuesto de circulación, ITV y alquiler de cochera, ya que suponemos que un vehículo es necesario para trayectos largos. Si sumamos los gastos diarios y calculamos el ahorro total de un año, podríamos llegar al montante de 244.8€ al año que podríamos invertir de una forma más limpia.

Ciclismo sostenible

Salud

Este debería ser, sin duda, el aspecto que más nos importase. Está demostrado, ya por varios estudios de prestigio, los beneficios del ciclismo sostenible para nuestra salud. Por mencionar los más importantes:

  • Fortalece el corazón
  • Mejora el riego sanguíneo
  • Potencia el sistema inmunológico
  • Elimina grasa y, por tanto, baja los niveles de colesterol
  • Mejora el bienestar mental y la coordinación
  • Sube la autoestima y potencia las habilidades sociales
Ciclismo sostenible
Ciclismo sostenible

Tiempo

Como bien dice la célebre frase, “el tiempo es oro. En la vida del siglo XXI y en etapas en las que hay que compaginar trabajo, estudios y vida social, el tiempo brilla por su ausencia. Si analizamos una jornada lectivo-laboral normal en la que nos desplazamos en vehículo, podemos ver cómo, sustituyendo el coche por el ciclismo sostenible, ahorramos una media de 16 minutos en búsqueda de aparcamiento y 8 minutos de media en espera en la parada del bus. Si a esto le sumamos el tiempo que hemos de estar detenidos en un atasco (9’38” de media en Granada) tendríamos casi 20 minutos al día para lo que deseemos. En datos generales serían, 2 horas y 20 minutos en una semana, 9 horas y 20 minutos en un mes y casi 5 días en un año. 20 minutos al día no parecen nada, pero en un año, habrías ganado casi una semana para lo que desees.

En definitiva, y como te decía al principio de esta entrada, apuesta por la bici y estarás apostando por un entorno limpio, una mejora de tu salud y tu bolsillo y un incremento de tu tiempo de ocio. ¡Todo son ventajas!

 ¿Ya te has decidido a utilizar la bicicleta? Te recomiendo este artículo de mi compañero Jacop sobre lo que debes saber al circular en bici por la ciudad!